Archivo de la etiqueta: madres

Nuestra vida cambia porque nosotras cambiamos

Una de las cosas más increíbles de convertirse en madres (y padres también, por supuesto) es que logramos trascender nuestros propios límites, superar nuestros miedos más arraigados y trabajamos consecuentemente por ser mejores personas. No sé si será que luego de los trasnochos de los primeros meses nuestro cuerpo desarrolla una especie de fortaleza, o si nuestro cerebro re-aprende mucho más allá de que aún con menos horas de sueño podemos lleva una rutina para tener todo controlado… pero ser mamá a mi me cambió la vida completamente.

Yo que siempre fui una persona bastante angustiosa, ya no pierdo el sueño por cosas que realmente no sean relevantes. A mí, que algunas frutas no me encantaban, me sorprendo a mí misma saboreándolas como si fuesen mi plato favorito delante de mis hijos para lograr que les apetezca. Y ni que decir del miedo a los insectos… mi reacción ante ellos ahora está perfectamente controlada aunque me sigan causando un asco tremendo.

Pero la vida no es sólo diferente en casa o con mis hijos, en mi búsqueda de darles el mejor ejemplo posible. Si antes me dolía ver a un nené pasando necesidad, ahora es algo que me quiebra el alma. Si antes las noticias de guerras y refugiados me hacían estremecer, ahora me hacen preguntarme qué se puede cambiar para evitar tanto sufrimiento. Si antes me enfadaba con personas que pensaban radicalmente distinto, ahora me pregunto cómo pudo ser de diferente su niñez y la mía para hacernos tan distintos… sin creer que nadie sea malo o bueno, sólo buscando las raíces de esas diferencias. Si antes admiraba a cada mamá, ahora además soy defensora a capa y espada de tampoco juzgarlas con esa ligereza cotidiana que se hace,  porque cada una tiene una realidad que nosotros ignoramos.

Quizás nuestra vida cambia, porque nosotras cambiamos. Cambia porque miramos el mundo de una forma distinta. Cambia porque nuestras prioridades y nuestra felicidad ahora tienen un matiz diferente. Cambia, pero estoy segura de que es un cambio positivo. Confío en que es un cambio que logra sacar lo mejor de cada una de nosotras y nos lleva a lograr metas que antes de la maternidad a lo mejor nunca hubiéramos considerábamos que éramos capaces de alcanzar.

 

Anuncios

La tecnología cambia nuestra vida… ¡Y de qué manera!

Recuerdo que mi abuela nos contaba que iba al río, en caballo, para lavar la ropa. Y a mí no me entraba en la cabeza como había sobrevivido con tres hijos sin lavadora.
Me imagino que lo mismo le pasará a mis nenés cuando tengan edad para entender que cuando su mamá era pequeña la gente no tenía móviles. Y ubicar a la gente dependía de la puntualidad para asistir a una cita o conocer las rutinas de otros para lograr encontrarlos.

Así, hay varios inventos de la tecnología que me han hecho a mí la vida más fácil, especialmente desde que soy mamá y se multiplican las tareas mientras parece que el tiempo se reduce 🙂

Mi descubrimiento número 1: El robot aspiradora
Recuerdo que cuando mi esposo me lo mencionó, de entrada no le creí mucho. Pensé que igual no era gran ayuda o si la era el precio era completamente inaccesible. ¡Y vaya fallo! Me equivoqué de plano en ambas cosas.

Mi esposo, que conoce perfectamente mi cara de incredulidad aunque no emita yo ninguna palabra al respecto, buscó enseguida vídeos en YouTube para mostrarme cómo había gente que ya la estaba utilizando y se mostraba complacida. Gente en sus casas, personas comunes y silvestres como nosotros, que no eran parte de un spot publicitario para una marca. También vi muchos gatos subidos sobre los robots paseando por las casas 😊

Así fue como mi esposo y yo comenzamos a ver varias marcas, comparar funciones y precios, planificar el presupuesto (vamos que no es impagable pero tampoco es que te la regalan, así que hay que apartar un dinerito para la inversión) y algunos meses después la compramos.

El día que ese robot llegó a mi casa, mi esposo y yo parecíamos nenés con juguete nuevo. Colocábamos “sucios” a propósito en el camino del robot aspiradora para comprobar su eficacia. Y sí, vaya que en cada prueba fue muy eficaz.

Nos sorprendió como el robot se aprendía el área de la casa que iba a limpiar, cómo no chocaba contra nada, cómo no se caía en los escalones y cómo no dejaba ningún sucio en su camino. Nos sorprendió también que es más silenciosa que una aspiradora común y que puedes programarla para que “haga su trabajo” todos los días a determinada hora 😁

Nosotros adquirimos un modelo de la marca iRobot. Cuatro años después tuve la oportunidad de conocer a su inventora en el CES 2013 celebrado en Las Vegas, en una charla dada por mujeres que habían creado dispositivos muy exitosos. Una mujer tan sencilla como evidentemente inteligente. Y saben cuándo le surgió la idea? Pues pensando en las mamás! Su madre siempre le había comentado que ese era el robot que necesitaba que inventara… algo que todas las madres entendemos viendo que nuestras tareas se multiplican y las horas del día siguen siendo exactamente las mismas. Así, decidió (sabiamente!) utilizar sus conocimientos de robótica para diseñar un equipo automatizado que nos ayudara en las ineludibles tareas de la casa. Porque cuando tienes nenés pequeños tu ducha o tu almuerzo puede esperar hasta que venga tu madre a darte una mano o cuando llegue tu marido… pero la limpieza de la casa, eso es algo que no queremos hacer esperar. 😉

La decisión de comenzar a hacer (o retomar) algún deporte

Lo más importante, para practicar un deporte, es tomar la decisión de hacerlo. Las mamás siempre tenemos algo que hacer. Las horas de sueño nunca son las de antes. Siempre hay algo pendiente por lavar, algo que falta de la compra o hay que llevar a los nenés a no sé dónde. La casa nunca está todo lo perfecta que quisiéramos y ni soñar con sentarnos a ver una buena peli… al menos no sin interrupciones 🙂 Y quizás por eso, a veces vamos postergando la decisión de hacer ejercicios o practicar algún deporte seriamente, varias veces a la semana. Nunca tenemos tiempo. Y la verdad no es una excusa, las horas del día parecen rendir menos cada vez.

Eso sí, todas estamos conscientes de lo bueno que sería hacer ejercicios. Las que antes de ser mamás lo hacían y no han vuelto a practicarlo sin duda lo extrañan. Y todas ansiamos que llegue ese empujón que nos ayude a sacar tiempo de donde no lo tenemos para practicar algún deporte.

Por eso, si aún estás dudando en la decisión, acá comparto algunas de las razones por las cuales me convencí de que no sólo sería muy beneficioso practicar algún deporte… sino que era importante que me pusiera manos a la obra cuanto antes. Ojalá te sean tan útiles como me fueron a mí y te ayuden a tomar la decisión.

Razones por las que volví a hacer un deporte:

1.- Es un tiempo invertido en tu salud. Mi marido siempre dice, muy acertadamente, que prefiere invertir dinero en un gimnasio que en medicinas. Yo, particularmente, creo que las mamás no tenemos tiempo ¡ni para enfermarnos! Y como hacer ejercicios te ayuda a mantenerte saludable, pues siempre me repito que mi salud es importante para todos los miembros de la familia, no sólo para mí 🙂

2.- Practicar seriamente un deporte no significa que estás entrenando para un triatlón. Con apenas una hora varias veces a la semana ya notarás los beneficios. Y así tampoco se descoloca demasiado nuestra más que apretada agenda.

3.- Hacer ejercicios te ayuda a descansar mejor durante tus horas de sueño. Quizás las mamás ya no dormimos lo que dormíamos antes de ser madres… pero si el tiempo que dormimos descansamos bien enseguida notaremos los beneficios.

4.- Podrás darte un gustico de vez en cuando sin tanto remordimiento. Vamos, que las dietas a todos nos son un poco pesadas a veces… Si hacemos ejercicios, quemaremos más calorías y podremos premiarnos de tanto en tanto.

5.- Te gustará aún más esa mujer que vez en el espejo. Porque aunque las madres pasemos el día entero corriendo detrás de los nenés, eso no significa que no nos guste estar guapas.

6.- Te sentirás mucho mejor. Recobrarás flexibilidad, tonicidad y muchas capacidades que te harán sentir con más energía y mucho más saludable.

7.- Hay muchas disciplinas en las que puedes ir aumentando la dificultad del entrenamiento según vayas progresando. Y qué bien que se siente ir alcanzando poco a poco tus propias metas.

8.- Tendrás un ratito solo para ti. ¡Y qué a gustito te vas a sentir!

¿Madre primeriza? ¡Telefonea a tus amigas que ya son mamás!

Un estudio sugiere que el apoyo telefónico entre pares podría reducir la depresión postparto

Compartir experiencias entre personas que atraviesan (o han atravesado) situaciones similares suele ayudar a otros sobrellevarlas mejor. Es un poco la idea detrás de los grupos de apoyo. Verte en el espejo de otra persona ciertamente puede ayudarte a superar alguna dificultad. Ahora, un estudio propone una novedad: el apoyo telefónico, más allá del presencial, también puede ser útil para reducir la depresión postparto en las madres primerizas.

El estudio sobre el apoyo telefónico se realizó entre madres de Canadá, con signos de depresión que persistían hasta 24 meses después del parto. La muestra, de 64 mamás, fue reclutada entre mayo de 2011 y octubre de 2013. En el grupo todas las madres estaban moderadamente deprimidas al comenzar la investigación. Tras el apoyo recibido telefónicamente se redujo hasta el 8,1% (3/37) de mamás con depresión a la mitad del estudio. Al terminar el estudio la cifra de mamás con depresión era de 11,8% (4/34).

Los resultados de esta investigación se publicaron en la revista Journal of Advanced Nursing y sugieren que el apoyo social telefónico puede ser eficaz para disminuir la depresión maternal postnatal incluso hasta los dos años después del parto. Así que, si eres una madre y tienes alguna amiga que recién ha dado a luz, llámale y ofrécete para hablar sobre cómo se siente y brindarle una visión positiva sobre lo cambios que trae consigo la maternidad. Y si eres una mamá reciente: telefonea a tus amigas que ya son madres. Particularmente, pienso que incluso cuando no se esté en cuadros concretos de depresión, el apoyo entre madres seguro será muy bien recibido. Toda mamá agradece recordar que no es la única con angustias sobre su nené y cansancio… seguro le hará ilusión oír, antes de darse cuenta, ya será toda una experta en lo que hoy le preocupa.

Fuente: Wiley Online Library / Fecha de consulta: 2 de marzo de 2015 / Link a la fuente: Quasi-experimental evaluation of a telephone-based peer support intervention for maternal depression