Archivo de la etiqueta: juguetes

Preparándonos para las fiestas

Para mí las navidades empiezan en noviembre. En noviembre empiezo a remozar algún rinconcito de la casa, a coordinar con los familiares cuándo y dónde compartiremos, a pensar qué podemos comer especial en nochebuena o en nochevieja… pero lo que más hago es soñar despierta con la carita que se les queda a los nenés cuando reciben sus regalos. Por eso, también en noviembre comienzo a trabajar en los regalos, primero los  de mis hijos y mis sobrinos y enseguida también los de mis familiares.

Tengo tres sobrinos en puntos  distintos del planeta. Y tengo dos hijos a quienes obsequiar. Así que mientras estoy en casa, comienzo a dejar encendida la tele en algún canal infantil cuando los niños están en el cole para ver los anuncios. También guardo todos los catálogos de juguetes que van cayendo en mis manos y luego los voy revisando. Así me entero un poco de lo que está de moda, qué novedades hay y puedo saber -sin preguntar a mis nenés– de qué juguetes conversan los peques en el cole 🙂

Y comprar los regalos  que vaya a comprar (para toda la familia) lo hago también en noviembre. Así me ahorro estrés, porque siempre en las fiestas hay algo que falta a última hora. Me evito el no poder aparcar porque los centros comerciales y las jugueterías estén a tope en diciembre. Me salto el mal rato de tener que ir a más de un sitio porque lo que quiera comprar  se haya agotado. Me disfruto las compras, por poder escoger los regalos con calma. Y, además, también me suele salir un poco mejor de precio hacerlo con tiempo. Sobretodo cuando empiezo  mediados de noviembre y logro pillar buenas promos, como el black friday de las tiendas con página web o de amazon, por ejemplo .

No siempre logro hacer las cosas con tiempo, pero los regalos de las fiestas de navidades y reyes casi me lo impongo desde que logré hacerlo la primera vez. Es mucho lo que me hace más sencilla mi vida como mamá. ¿Vosotros cómo os preparáis? ¿Qué lográis hacer con tiempo?

Anuncios

Reduciendo un poco el caos en casa

fullsizerender-3

Imagen: mamás y nenés

Confieso que nunca he sido una maravilla con el orden. Pero desde que mis nenés llegaron a casa a hacerme la mamá más feliz del mundo, el caos pareció multiplicarse en casa 🙂 No hay tarde que un juguete no esté en el suelo, los cajones de mi pequeña que ya escoge su ropa no duran nada ordenados, las sillas nunca están en su lugar, algún zapato se cuela siempre en la entrada y muchas noches, cuando ya me voy a acostar, me encuentro con un pleno de Toy Story que mi pequeño dejó en mitad del pasillo.

Son pequeños, y no quiero ni agobiarme ni agobiarles, pero hemos fijado algunos límites y responsabilidades para que la casa no parezca un campo de guerra. Sobretodo para que no tropecemos, para que encontremos las cosas cuando las buscamos, para que las cosas no se dañen accidentalmente y para que mamá no sienta que la casa se le viene encima cuando abre la puerta 😛

Nuestro primer aliado han sido las cajas, de todos los tamaños, plásticas y de cartón. En cajas guardamos los zapatos de uso diario que casi siempre están fuera del armario. Otra cajita para los legos. Cajas pequeñas dentro de los cajones para clasificar las coletas y los moños de la niña. Cajas más grandes y más pequeñas para guardar en ellas los carritos y las pelotas del niño. Cajas para el cajón de las medicinas y cajitas para los rompecabezas desarmados. Cajas blancas o de colores, pero siempre cajas cerradas. Así si tienen un poco de entropía adentro, no queda a la vista 😉

Nuestro segundo mejor amigo ha sido hacernos a la idea de que vamos a mudarnos cada seis meses. Y es que cuando uno se va a mudar siempre empieza a desechar lo que ya no necesita o no le sirve. A veces me encuentro con los armarios de los niños a tope, y si acaso un tercio de lo que tienen allí es lo que realmente usan. Así que 2 o 3 veces al año hacemos inventario de armarios y clasificamos todo en tres grupos: lo que usamos siempre con lo que usamos un poco menos pero nos encanta, lo que ya no nos sirve y está en perfecto estado y lo que necesita algún arreglo. El primer grupo se queda sin duda, el segundo lo organizamos en una bonita caja para donarlo y el tercero lo llevamos a valoración, pero lo dejamos fuera del armario. Ese grupo que necesita algún arreglo pasa inmediatamente a ser reparado/reformado o desechado, pero nunca vuelve al armario sin haber sido modificado.

Lo mismo que con el armario, hacemos con los juguetes al menos una vez al año. Creamos los mismos tres grupos y repetimos el mismo proceso. Solemos hacerlo en diciembre, antes de la navidad y los reyes, procurándole un nuevo espacio a los juguetes que vendrán y dejando los juguetes que ya no usamos y han quedado en perfecto estado al servicio de otros pequeños a los que les hará ilusión usarlos también.

Procuro hacer lo mismo con los documentos: correspondencia, informes del colegio, informes del médico, circulares, trámites, facturas… Para esto casi no me llega la vida, pero como lo deje en el lugar equivocado acabará decorado por mis nenés y sus preciosos dibujos con ceras. He ido creando, poco a poco, unas carpetas archivadoras en donde voy guardando los documentos importantes y más atemporales, con alguna etiqueta que me ayude a identificarles pronto cuando les necesito. Los múltiples sobres que llegan cada semana a casa los abro y los leo. Los del cole, esos que una vez que pase el paseo o la tutoría tiramos, van directo a puerta de la nevera para recordar la fecha; y una vez que pasa la fecha directo a la basura. El resto van a una caja muy mona (cerrada también) que tengo adentro del mueble del recibidor, y una vez al mes (o cuando la caja ya se ha llenado bastante) dedico algún rato para pasarlos al archivador. Esta parte es la que menos me agrada hacer, pero me da la tranquilidad de saber que cuando necesito un documento no invertiré toda una mañana en encontrarle.

Ultimamente he tratado de llevar un poco este sistema a la despensa de la cocina. De momento va bastante bien, a ver cuánto dura. Hemos definido algunos grupos de alimentos para cada estantería, así da igual si la compra la he sacado yo si la guarda mi marido o si los nenés colaboran en la organización, más o menos quedan colocados siempre en el mismo lugar.

A pesar de que parece mucho trabajo, la casa no es ni de lejos un templo del orden. Todas las noches los nenés saben que deben recoger los juguetes que estén en el salón. No debe haber juguetes fuera de sus habitaciones. Pero claro, alguna vez en la semana les pillo cuando ya se han dormido y es a mamá a quien le toca recoger lo que haya quedado fuera de su espacio. A la mayor ya le he enseñado también a doblar la ropa, así cuando he hecho la colada, dejo su ropa en su cama y ella es la encargada de doblarla y guardarla en los cajones. Cuando empezamos con esto definimos un cajón para cada grupo de ropa: la ropa del cole, los pijamas, los calcetines, los pantalones, las camisetas… tener eso predefinido les ahorra mucho tiempo al organizar. Y el hecho de que lo doblen los mismos niños, mágicamente, ayuda a que se mantengan mejor dobladita la ropa cuando sacan algo de algún cajón 😉

Así nos ayudamos un poco todos. Todos colaboramos más y los nenés van aprendiendo de responsabilidades. Todos más contentos y la casa bastante “transitable” cuando menos 🙂

La difícil tarea de acertar con los regalos para los nenés

 

 

screen-shot-2016-09-29-at-10-56-10

Hoy en día, con tanta disponibilidad de juguetes maravillosos, a veces es complicado acertar con los regalos para los nenés. No es tarea sencilla y, como nos pille con prisas, se nos hará aún más cuesta arriba.

Pensando en esto, poco a poco he ido creando una lista con detalles que me han sido útiles y que espero también puedan ayudaros a regalar la más grande de las sonrisas al nené -y a la mamá– a quien obsequiamos algo:

1.- Revisa con sus padres que el juguete que estemos pensando en regalar no lo tenga aún ni nadie haya comentado que va a dárselo. Nada más frustrante que recibir algo que ya tienes, por mucho que te guste.
2.- Intenta no regalar ropa a menores de 5 años, a menos que hayamos recibido una instrucción precisa de hacerlo o sea algo de su personaje favorito. Los pequeñines se ilusionan muchísimo con juguetes, incluso con los más sencillos… pero eso no siempre les sucede con la vestimenta, sobretodo a los varones.
3.- Si el juguete que vas a obsequiar requiere baterías, revisa que las incluya o compra unas para colocárselas al momento de abrirlo. Los nenés tienen la ansiedad de utilizar sus obsequios desde el mismo instante en el que los reciben, por lo cual es vital asegurarse de que lo pueda disfrutar con los componentes que requiera.
4.- Es muy útil dejarse guiar por la edad recomendada en el juguete a regalar, fijándose que corresponda con la edad del nené que lo va a recibir. Detrás de esas recomendaciones de edades de juego hay estudios que van desde seguridad hasta intereses, y nos pueden ayudar a tener mejores posibilidades de acertar con el obsequio que vamos a hacer.
5.- No olvides envolver el regalo. Un obsequio envuelto refleja el deseo de dar una sorpresa y las ganas de ver la expresión del sorprendido al descubrir lo que le entregas.

🎁  🎁  🎁  🎁  🎁  🎁  🎁  🎁  🎁  🎁

Series Infantiles – La Doctora Juguetes

Imagen tomada de http://www.disney.es/

Imagen tomada de http://www.disney.es/

La Doctora Juguetes es la historia de una pequeña niña que, imitando a su mamá que es médico, se encarga de “curar” a todos los juguetes que tengan algún problema.

Una de las cosas que más me gusta de la serie es que Doc, como le llaman a la doctora, extrapola cosas cotidianas de su vida diaria para encontrar sentido a los problemas que tienen los juguetes que pasan por su consultorio. Es una manera de atar cabos para resolver diferentes situaciones. Y todos los juguetes le ayudan, fomentando un bonito trabajo en equipo entre la diversidad de personalidades de los personajes que le acompañan.

La Doctora Juguetes tiene una maravillosa relación con sus padres y con su hermano menor, basada en el respeto, la comunicación y la confianza. Son unos valores que, como madre, valoro de la serie. Y tiene además el valor de ayudar a mitigar ese miedo de las visitas al doctor… tal como lo cuento en mi post “Para que vayan más tranquilos al doctor