Archivo de la etiqueta: España

Nuevo teléfono contra el acoso escolar: 900 018 018

El nuevo teléfono contra el acoso escolar en España entró en funcionamiento el pasado 1 de noviembre de 2016 y es el 900 018 018. Este el número que el Ministerio de Educación ha puesto en marcha para luchar contra el acoso escolar las 24 horas del día de todos días del año, inclusos los festivos. Este número estará al servicio de alumnos, de familias de alumnos, de equipos docentes y de todo aquel que sufra o conozca algún caso de acoso que quiera reportar.

La puesta en marcha de este servicio se encuentra dentro del Plan estratégico de Convivencia Escolar. Las llamadas realizadas al900 018 018 serán gratuitas, anónimas y no dejarán rastro en la factura del teléfono, protegiendo la identidad del que se comunica. El servicio telefónico será atendido por trabajadores sociales, psicólogos,  juristas y sociólogos, según lo requiera el caso que sea reportado.

Este nuevo teléfono contra el acoso escolar es el único servicio específico y exclusivo para atender casos de malos tratos, acoso y violencia en los centros educativos. Dadas las cifras actuales en España sobre el acoso escolar (ver las cifras del informe de Save The Children en nuestro post El acoso escolar también es violencia) es muy esperanzador contar con herramientas especializadas para prevenirlo y actuar cuando corresponda.

 

Anuncios

¿Cómo podemos luchar contra el preocupante aumento de la obesidad infantil?

El día mundial de la lucha contra la obesidad será el próximo 12 de Noviembre. La cercanía de la fecha ha puesto sobre la mesa las alarmantes estadísticas de obesidad infantil que van en aumento en nuestro país. de De acuerdo con un estudio reciente en España*, la obesidad ha aumentado del 7,4% al 17,0% en los últimos 25 años. Ese mismo informe indica que actualmente un 25%  de niños y adolescentes sufren de sobrepeso mientras que el  15% padece obesidad.

Lamentablemente, para el niño obeso se esperan los mismos efectos negativos en la salud que se presentan en el adulto obeso: problemas hepáticos, diabetes tipo 2,  poca resistencia cardiovascular y problemas respiratorios, entre otros. Como si esto no fuese suficiente, la obesidad infantil también es un factor de riesgo para padecer otros males más propios de la edad, tales como  la hipertensión intracraneal idiopática o el trastorno de crecimiento de la tibia (enfermedad de Blount). Además, la obesidad influye negativamente en la movilidad, pudiendo conducir incluso a problemas  ortopédicos.

Y así como sobrevienen los problemas físicos evidentes, también padecer de sobrepeso u  obesidad en niños y adolescentes puede conducir a una disminución de la autoestima, que puede incluso  generar depresiones o trastornos de conducta. La infancia y más aún la adolescencia ya son épocas suficientemente complejas, como para lidiar además con temas de salud y de autoestima.

Según la OMS el niño obeso o con sobrepeso tiende a seguir siendo obeso en la edad adulta y tiene más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades cardiovasculares o diabetes, por lo cual luchar por prevenir la obesidad infantil redundará en luchar contra esos problemas de peso en el futuro. Lo que ha desbordado las cifras de este problema evidentemente es multicausal. Pero sin duda los cambios en los hábitos alimenticios y la actividad física pueden haber influido de forma importante. Y es justo allí donde podemos actuar mamás y papás (y la sociedad en general) para prevenir estos males en nuestros nenés.

Indica la OMS como recomendaciones generales para prevenir la obesidad infantil aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos. Así mismo, indica la importancia de reducir el consumo total de grasas y sustituir las saturadas por las insaturadas. Destaca también la necesidad de reducir la ingesta de azúcares y recomienda mantener actividad física durante al menos  60 minutos diarios (con intensidad moderada o vigorosa, según se requiera en la fase de desarrollo de los niños).

Muchas de las recomendaciones de la OMS son cosas de las que en general somos conscientes que son necesarias, pero que por nuestros estilos de vidas en ocasiones se nos hace más cuesta arriba mantener. Sin embargo, sabiendo ahora que la obesidad infantil está tomando dimensiones de epidemia, podremos tomar aire para hacer aún un mayor esfuerzo. No sólo con nuestros nenés, también con lo que comemos nosotros y con la actividad física que hacemos. Que mamás y papás que tengan un estilo de vida saludable y lo fomenten en el hogar es un excelente comienzo porque, como bien es sabido, mucho puede modelarse a los niños a través de lo que observan a su alrededor.

Fuentes:

*Encuesta Nacional de Salud 2011-12 INE Marzo del 2013. Instituto Nacional de Estadística

Organización Mundial de la Salud – OMS

Abriendo puertas a nuevas valoraciones educativas

A propósito de la controversia actual por la aprobación de la LOMCE en España, he querido compartir una labor que lleva a cabo desde hace años en Estados Unidos la Fundación Gates. Y es que la idea de la mejora en la calidad educativa seguro que es compartida por todos: ¿quién no va a querer que sus hijos reciban una educación de calidad? ¿quién no considera un derecho que todos tengamos igualdad de oportunidades cuando salimos al mercado laboral? ¿quién no estaría a favor de programas educativos que garanticen el éxito de los jóvenes en los estudios universitarios? Creo que la mayoría coincidiría en las ideas a grandes rasgos, lo difícil será ponernos de acuerdo con las acciones que debemos llevar a cabo para lograrlo.

El caso es que modificaciones siempre habrá que hacer. Hoy, el año que viene y dentro de 20 años también. Por incluir la innovación. Por mejorar las prácticas. Para que se garantice que todos, más o menos, hemos aprendido lo mismo sin importar el instituto o el colegio al que asistimos. Para garantizar que todos tengamos acceso a las mismas herramientas. Para lograr que todos los docentes dispongan del mismo material. Y en eso es que trabajan un poco el gurú de Microsoft Bill Gates y su esposa Melinda a través de su Fundación.
Cuando leí sobre esto me preguntaba: ¿Qué los mueve a ellos a entrar en el campo de la educación? Pues de acuerdo con datos que aportan en la página web de la Fundación Gates, indican que de todos los jóvenes que terminan la secundaria en una escuela pública de Estados Unidos, apenas el 25 % cuenta con las competencias necesarias para lograr un buen desempeño en la universidad, lo que es una importante puerta de acceso a las oportunidades económicas en ese país. Desde la Fundación han detectado también que gran parte de los maestros de las escuelas públicas de EEUU no reciben comentarios específicos sobre la forma en que hacen su labor, no tienen acceso a materiales educativos de calidad y tampoco cuentan con el apoyo necesario para desempeñar su trabajo de forma óptima o para mantener una mejora continua.
Con esto en mente, la Fundación Gates ha diseñado una estrategia que pretende tener el poder de cambiar esas debilidades que afronta la educación pública. Su norte no es otro que garantizar que todos los alumnos de las escuelas públicas, y no apenas una cuarta parte, tengan la oportunidad de recibir una educación en condiciones. Para ello han diseñado dos programas de actuación: el primero, dirigido a la educación infantil, primaria y secundaria que tiene como objetivo que todos los estudiantes que finalicen la educación secundaria tengan la preparación suficiente para desempeñarse correctamente en la universidad; y el segundo, es el programa de éxito universitario, que aspira a aumentar la cantidad estudiantes que obtienen una titulación de estudios superiores que sea atractiva para el mercado laboral en su momento.
Los dos programas pasan, evidentemente, por la creación o redefinición de estándares. Lo novedoso es que lo hacen tanto para alumnos como para profesores. La revisión pasa por preguntarse si es un examen o es un millón de éstos los que realmente puede decir cuánto hemos aprendido. Pasa también por preguntarse si un profesor puede ser mejor valorado que otro por trabajar en proyectos de investigación aunque ello no valide su capacidad didáctica. Ambos programas coinciden en la revisión de políticas y enfoques, y en la puesta en marcha nuevas formas de evaluar.
Me llama mucho la atención de sus programas que nos recuerdan que nos hemos centrado casi en exclusiva en evaluar qué tanto ha aprendido el estudiante, lo que evidentemente es fundamental y es necesario  porque es indicador de fortalezas y debilidades del sistema educativo. No obstante, ellos insisten en que es igual de necesario evaluar al cuerpo docente. Muchas veces los profesores no reciben comentarios sobre su labor, o si los reciben no son receptivos, o bien es poco lo que pueden cambiar en su proceder porque no cuentan con los recursos necesarios. Por ello, la Fundación Gates ha ideado un riguroso sistema de evaluación que empuja a los docentes hacia el aprendizaje continuo mientras los ayuda a identificar sus puntos fuertes y sus oportunidades de mejora. Miles de maestros y decenas de investigadores colaboraron en la construcción del programa Measures of Effective Teaching (Evaluación de la tarea docente), un proyecto de investigación que ha ayudado a entender en qué consiste una labor docente eficaz y a definir los indicadores adecuados para evaluarla de una manera justa, con miras a que cada maestro pueda maximizar su potencial.
Así, el trabajo de los Gates se ha centrado en conseguir estándares y expectativas más claras, que sean aplicables tanto a estudiantes como a sus maestros. Trabajan constantemente en el diseño de métodos que sean más justos pero sin perder fiabilidad. Así pueden valorar el progreso de los alumnos y el desempeño de los profesores, procurando que estos últimos siempre estén abiertos a nuevas prácticas y sean receptivos a diseñar estrategias individuales según las necesidades y el potencial de cada estudiante. Al final, si los seres humanos no somos ni de lejos creados en serie, la educación tampoco puede inflexible ni pretender formar personas idénticas con las mismas metodologías.
La Fundación Gates no pretende implementar cambios en el sistema educativo según su consideración. Evidentemente si lo hicieran así de entrada les hubieran cerrado la puerta en la cara tanto los profesores como los estudiantes. Por eso los Gates tratan de poner al alcance de todos trabajos de investigación, información sobre percepciones y una serie de herramientas que  permitan mejorar las estrategias de enseñanza y el logro del aprendizaje. Promueven también la colaboración entre entidades educativas, creando casos de éxitos o información de mejores prácticas, que permitan replicar programas que en otros centros educativos hayan tenido excelentes resultados. Parece un poco obvio ahora, pensándolo en frío, pero resulta increíble que en esta era con tantos recursos tecnológicos sumados a las grandes bondades de internet, hayamos tardado tanto en caer en cuenta en lo importante que es (¡y lo poderoso que puede ser!) que las entidades educativas se comuniquen entre ellas para compartir ideas, experiencias y ayudarse mutuamente.
Queda mucho por cambiar, evaluar y redefinir, pero todos podemos ser agentes de cambio. Sin duda las propuestas de los Gates pueden servir de punto de partida para abrir puertas (o ventanas 😉 ) a nuevas ideas no sólo de sistemas educativos sino de evaluación de todas las partes y, finalmente, conseguir esa educación que todas las mamás (y papás) hemos soñado en algún momento para nuestros hijos desde que son apenas unos nenés.

¿Es obsoleta nuestra metodología de aprendizaje?

fullsizerender-2La forma en que se imparte la educación, cómo ocurre el aprendizaje y cómo puede medirse ha sido objeto de debate durante los últimos años. Es cierto que los modelos de enseñanza cargan en sus espaldas la culpa de no haber sido modificados de forma importante tras muchos años de implantación, lo que termina por desfasarlos -en mayor o menor medida- de lo que ocurre en el mundo más allá de las aulas.
La llegada del ordenador, los móviles y las tabletas cambió por completo nuestra forma de interactuar. Y la aparición de internet creó una nueva forma de acceder a los recursos y la información, desarrollando nuevas formas de comunicaciones. Pero ni el ordenador ni internet ni los móviles ni tampoco las tabletas existían cuando se diseñaron la mayoría de los sistemas de enseñanza activos hoy en día.
Hubo quienes no sólo se quedaron atónitos al ver como sus nenés manejaban el ordenador y los móviles de forma casi instintiva cuando mamás y papás no podíamos despegarnos de un manual gigante, sino que se plantearon que quizás estos nuevos recursos tecnológicos abrían la puerta a una nueva forma de aprendizaje. Fue así como se le ocurrió en la década de los 90 a Sugata Mitra, quien para entonces desarrollaba programas informáticos en la India, experimentar sobre cómo se enfrentaban los niños de barrios humildes a ordenadores. Los niños no tenían ni idea de lo que eran estos aparatos y Mitra se enfocó en  comprobar cuánto tiempo les tomaba aprender a utilizarlos.
El ingeniero Sugata Mitra colocó entonces un ordenador en un hueco que hizo en una pared de un barrio pobre de Nueva Delhi y lo dejó ahí, sin una indicación ni ninguna supervisión, para ver cuál era la reacción de los niños. Esa pared le daría acceso libre y gratuito al ordenador a todos los niños que pasaran por allí y así podría valorar también la reacción y el aprendizaje de pequeños que no asistían a ninguna escuela y que se pasaban el día jugando en la calle. Esta idea generó unos resultados que asombraron al mismo Sugata, aún cuando su experimento ya partía de la hipótesis de que los niños podían ser autodidactas.
En el 2002,  Sugata Mitra repitió el experimento en zonas rurales de la India y llevó a cabo su primera investigación. Y el resultado de la investigación fue que un grupo de niños, sin necesidad de supervisión y con acceso a un ordenador conectado a Internet, pueden aprender en apenas nueve meses a manejar un ordenador.
Movida por el atractivo de su investigación, la Universidad de New Castle (UK) contactó a Mitra para trabajar con él. Hoy en día es profesor en esta universidad, en donde ha podido seguir experimentando en colegios para descubrir que los niños no sólo son capaces de aprender a utilizar el ordenador trabajando en grupo, sino que si éste está conectado a internet los chicos también serán capaces de aprender matemáticas o arte sin una enseñanza dirigida.
Es así como este ingeniero, nacido en Calcuta en 1952, se hace con una nueva propuesta de enseñanza denominada SOLE por sus siglas en inglés: Self Organized Learning Environments (Entornos de aprendizaje auto-organizados). Mitra plantea que su metodología propone una manera nueva de aprender, que quizás pueda ser más rápida y más eficiente que la actual. Su método propone concretamente plantear a los niñospreguntas que les despierten la curiosidad por la respuesta, en lugar de darles la solución. Confía en que en el camino de la búsqueda de la respuesta les surgirán nuevas preguntas que también querrán responder y ello motorizaría el aprendizaje. En su método la figura del profesor no es la del dueño de los conocimientos, sino quien plantea las preguntas iniciales y los acompaña a organizar la información que van obteniendo.
En Octubre de 2016, SOLE Spain,  ha comenzado una investigación en España que tiene prevista una duración tres años. Se investigará el efecto del trabajo basado en esas grandes preguntas de la metodologíaSOLE, adaptándose a las características de los centros educativos en los que se aplicará. En Madrid se aplicarán en tres colegios, siendo algunos de ellos centros que atienden alumnos en riesgo de exclusión social o con diversidad funcional intelectual.
Así mismo, SOLE Spain está iniciando un proyecto de investigación en diferentes universidades de Madrid y Barcelona, en las que se dará formación en esta metodología a los estudiantes de magisterio.
Habrá que esperar a 2019 para ver los resultados, pero quizás estamos en presencia de los primeros pasos para un cambio profundo en el sistema educativo. No es un cambio que pueda realizarse de golpe, y que requiere mucha investigación para hacerse correctamente, pero que definitivamente vale la pena intentar si va a hacer a los niños del mañana más preparados para el mundo que les toque vivir. Un mundo que, con seguridad, aún no tenemos del todo claro como será.
Fuentes: