Archivo de la categoría: Truquitos

Algunos tips que pueden hacernos un poquito más sencillo el día a día con nuestros nenés

¿Cómo escoger la pañalera?

Screen Shot 2014-10-02 at 10.49.39Cuando estaba por nacer mi primer nené, escuchaba (¡y solicitaba!) cuanta recomendación de productos me ofrecían mis amigas que ya habían sido mamás. Cuando pregunté por consejos sobre la pañalera “Escógela que sea lavable en la lavadora” es lo que me decía la mayoría. “Que sea espaciosa y se pueda cerrar, porque no tienes idea de cuánta cosa querrás llevar ahí” me repitieron sabiamente. “Si luego quieres otro nené, no la escojas rosa o azul, sino un color neutro para que te pueda volver a servir” coincidían quienes sabían que yo quería dos bebés lo más seguidos posible.

Todos esos comentarios fueron muy útiles, los agradecí enormemente y volverían a estar en mi criterio para la selección de una pañalera. Lo que obtuve por mera suerte (porque no formó parte de mi criterio de selección) y hoy quiero compartir es “Fíjate que tenga esas asas a ambos lados que te permiten que puedas colgarla del carrito del bebé con facilidad”. Confieso que nos tomó un tiempo a mi esposo y a mí entender para qué estaban ahí, y lo descubrimos en un parque cuando vimos a otros padres cómo colgaban su pañalera. Muy útil, porque si debes hacerlo del colgador habitual que usas para tu hombro, entonces te queda largo, te arrastra o tienes que estarlo recogiendo y estirando constantemente.

En esta nota incluyo imágenes del modelo que yo usé, las cuáles he tomado de www.kipling.com con intención de ilustrar a lo que me refiero. Esa asa que ven en el extremo, con broche, está a ambos lados y son utilísimas para colgarlas del carrito del bebé.

Screen Shot 2014-10-02 at 11.04.03

Screen Shot 2014-10-02 at 11.04.31

Anuncios

Truquitos para mantener el buen humor de mamá

Hay días de días. A todos nos pasa. Hay momentos en que sentimos que todo nos sale al revés y el mal humor se apodera de nosotros. También a veces todo se resuelve tan pronto como se descompuso, y al final concluimos que fue inútil la molestia. Así, en aras de ser más felices, acá les dejo un par de truquitos que yo aplico para tratar de no molestarme mucho y tratar de que los nenés no noten deteriorado el ánimo de mamá.

Si es algo externo a la casa y los niños, piensa siempre: si tiene solución, enfoquémonos en resolver la situación… Y si no la tiene, no perdamos tiempo molestándonos porque eso no va a aparecer una solución mágica… Reflexionemos si hay algo que pudimos haber hecho distinto, aprendamos de ello y… ¡a pasar la página!

Si son los peques los que nos estresan… porque se ensuciaron la ropa y ya estábamos listos para salir, si justo quieren ir al baño ahora y ya vamos tarde, si desordenaron en un minuto lo que nos tomó un buen rato arreglar… Respiremos profundo y veamos tanto el lado positivo como oportunidades para enseñarles. Si se ensucian, es porque son niños activos… Habrá que comprar un delantal 🙂 Si van al baño es porque su organismo funciona justo como debe (qué preocupación más bien si de pronto dejan de ir al baño!)… y si desordenan todo es porque les encantan los juguetes que tienen a la mano y allí hay una gran oportunidad para enseñarles a volver a colocar todo en su lugar 🙂 Generalmente, cuando vemos hacia atrás y con un poco de estrés menos encima, las cosas no parecen tan terribles como las vimos en ese momento.

Ponerse siempre en los zapatos de los nenés ayuda mucho a entender el por qué hacen lo que hacen y corregirlos cuando sea oportuno. No es tarea fácil, para nada, pero bien vale la pena el esfuerzo.

Siempre siempre pregúntense: ¿de verdad vale la pena molestarme por esto? Es normal sentir una molestia… ¡es humano! pero hagámosla consciente, analicémosla en su justa dimensión y no dejemos que se nos escape de las manos. Seremos más felices y haremos mucho más felices a nuestros peques.

Para cuidar la salud de los ojos del nené

Sucede con frecuencia que los nenés se irritan los ojitos, porque con las manos sucias se frotan la carita. Claro está, para esto, lo más recomendable es lavarle frecuentemente las manos.

Con el tiempo descubrí que mis pequeños tenían una fuente distinta al sucio común de infecciones en los ojos. Cuando les untaba en la colita alguna crema antipañalitis por alguna irritación en la piel o cuando les ponía alguna crema para la picada de un mosquito… era fijo que se irritaban los ojos. Yo estaba muy pendiente de que ellos no se tocaran cuando se las colocaba… lo que no advertía es que ¡dormidos! también la tocaban y también se frotaban sus ojitos.

El problema con la cremita de las picaduras de mosquito, lo resolví colocándoles pantalón largo para dormir si era en la pierna o manga larga si era en un brazo… y para evitar que tuvieran acceso a las cremas de sus colitas, siempre que se las aplico ellos duermen con un body que complique el acceso por la espalda hacia el interior del pañal, y con pantalón largo que dificulte el acceso al interior del pañal por el contorno de las piernas.

Me ha funcionado de maravilla. Los ojos irritados se ven poco ahora en esta casa. 🙂

Para convencer a los nenés

A veces, los nenés  no desean hacer cosas que los padres les solicitamos. Hay momentos en que empiezan a cansarse de la silla del carro y no quieren usarla aún cuando les expliquemos de todas las formas posibles lo importante que es por su seguridad. En otras oportunidades, no se quieren vestir. En algunas ocasiones no quieren irse del parque, o no quieren subir al carro… en fin, hay días de días. Recientemente, luego de probar infinidad de técnicas, he conseguido una que me ha dado maravillosos resultados: retarlos a hacer lo que les estamos pidiendo en un tiempo determinado. Es decir, no le pido que se siente en la silla del carro, le digo: “vamos a ver qué tan rápido te subes a la silla solito” o “vamos a ver qué tan rápido metes los bracitos por debajo del cinturón de la silla cuando te hayas sentado” o saliendo del parque “vamos a ver quién llega primero al carro”.

Es increíble como la emoción de una competencia y de querer hacerlo rapidísimo les puede motivar. Claro, no vamos a vivir eternamente en competencias contra el reloj, pero en esas situaciones que ya hemos detectado que no son muy dados a obedecer… este recurso puede resultar muy bien.